Viaje al Perú misterioso y milenario: Cementerio de Chauchilla – Nazca

Desde 1997, la legislación peruana protege el inquietante cementerio de Chauchilla, algo que no ocurría anteriormente, por lo que fue arrasado por desalmados ladrones de tumbas peruanas.

El cementerio de Chauchilla se encuentra situado a unos 30 km de la ciudad de Nazca, en el departamento de Ica, en el Perú.

Se trata de una necrópolis de época preincaica. Algunas fuentes la relacionan con la antigua Cultura Huari y otras con la Cultura Nazca que florecieron en la zona entre el siglo II a. C. al siglo IX de nuestra era. En el cementerio se pueden ver restos de la antigua civilización así como momias, además de otro tipo de restos.

El cementerio data del siglo noveno y no se ha utilizado como tal desde entonces, sin embargo los restos humanos allí encontrados están increíblemente bien conservados.

El clima seco del desierto del Perú es, por supuesto, un factor determinante en la conservación de los cuerpos, pero a ello hay que sumar las prácticas funerarias que también contribuyeron a la conservación de muchos de los cadáveres, algunos de los cuales, inquietantemente, todavía se aferran a su cabello e incluso conservan la piel mil años después de su desaparición de este mundo.

Vestidos con algodón y pintados con resina, los fallecidos fueron depositados en tumbas de ladrillos de barro. Los postes de madera a los que los arqueólogos una vez asignaron significado religioso, se cree ahora que serían utilizados en la desecación de los cuerpos, lo que explicaría la impresionante momificación que podemos encontrar en Chauchilla durante nuestro viaje por el Perú misterioso.

El cementerio fue descubierto en la década de 1920, restos humanos y utensilios estaban distribuidos por la zona pero muchos de estos restos se perdieron para siempre, ya que entre ladronzuelos sin escrúpulos y ladrones profesionales de tumbas, el yacimiento sufrió un verdadero expolio.

En la actualidad el cementerio se ha restaurado, llevándolo a tener un aspecto lo más parecido a estado original como ha sido posible. Los cuerpos y los utensilios que se han podido recuperar y otros que se han descubierto posteriormente, o bien han regresado a sus tumbas o son exhibidos en vitrinas.

Los turistas pueden disfrutar de de esta maravilla arqueológica por tan sólo 7 dólares.