Viaje a Francia para visitar la estatua de un príncipe en descomposición

Si en su próximo viaje a Francia tiene la oportunidad de ir a la bonita localidad de Bar-le-Duc, no deje de visitar la iglesia de Saint-Étienne, donde podrá ver la curiosa estatua de René de Chalon, Príncipe de Orange.

El príncipe murió a la temprana edad de 25 años en 1544, durante el sitio de Saint-Dizie. En lugar de conmemorarlo de la forma más usual, con una estatua estándar que representara a un viril héroe, su esposa solicitó (o lo pidió el mismo René, o posiblemente ambos) que se mostrara como «una figura estándar no estándar, un esqueleto de tamaño natural con tiras de piel seca que caen sobre un cadáver hueco, con la mano derecha sobre la caja torácica vacía, mientras que la mano izquierda sostiene en lo alto su corazón en un gran gesto». ( Medrano-Cabral )

Reproducido como un cadáver en descomposición, con los músculos expuestos y colgajos de piel cayendo por su cuerpo, la estatua sirvió como un relicario, así, y una vez terminada, se expuso el corazón del príncipe en su mano izquierda.

Conocida como una transición, el cuerpo en descomposición era mostrado en el Renacimiento como un una forma en la cual el proceso de descomposición y la muerte eran mostrados claramente como la transición de cuerpo muerto hacia la pudredumbre.

«Polvo al polvo», era un recordatorio de que la carne es temporal y no la puedes llevar a la otra vida, lo que hacía para despertar sentimientos de arrepentimiento y el deseo de estar a bien con Dios.

Esculpida por Ligier Richier en 1547, discípulo de Miguel Ángel, en piedra blanca, la «Transición de René de Chalon» es uno de los mejores y más macabros en el mundo. Tristemente, la escultura ya no contiene el corazón de Chalon, se cree que ha desapareció en algún momento de la revolución francesa.