Monte Saint-Michel: un viaje a la Edad Media

El Monte Saint-Michel está situado sobre una roca en medio de una bahía. La abadía y la ciudad que la rodea antiguamente sólo eran accesibles por tierra cuando la marea estaba baja. En las horas de marea alta el mar rodeaba completamente la ciudad.

Independientemente de que sea accesible las 24 horas del día o no, el Monte Saint-Michel es de una belleza increíble. Por la noche puedes tomar uno de los autobuses que te llevan hasta el Monte Saint-Michel de forma gratuita y pasear por sus calles, una experiencia única que te hace viajar a la Edad Media. O mejor aún, puedes pernoctar en alguno de los hoteles que hay en el recinto. Durante mi última visita opté por una casa rural a apenas unos kilómetros de distancia en un paraje idílico.

La belleza y la prodigiosa arquitectura de Monte Saint-Michel hacen del lugar uno de los lugares más visitados de Francia y del mundo. Más de tres millones de personas lo visitan anualmente.

Los orígenes de la Abadía actual se remontan al siglo VIII o IX, si bien anteriormente ya existían asentamientos en el lugar.

Durante la Guerra de los Cien Años el lugar sufrió el bloqueo y el bombardeo por parte de la flota inglesa. A la entrada a la ciudad se conserva uno de los cañones que bombardearon Saint-Michel.

En el siglo XVIII la Abadía se convirtió en prisión. Allí dieron con sus huesos más de 300 sacerdotes que después de la Revolución Francesa se negaron a admitir la nueva constitución del clero.

Sin duda, un viaje al Monte Saint-Michel es una excusa perfecta para disfrutar además de la belleza del monumento, de la Región de Normandía y de Bretaña, ya que está situado entre ambas regiones de Francia.

¿Dónde? Communauté de communes de Pontorson-Le Mont-Saint-Michel
¿Lugar? Le Mont-Saint-Michel.
¿Dirección? BP 22, Le Mont-Saint-Michel, 50116, Francia