El cementerio para perros más antiguo de Europa

En tu próximo viaje a París, si como a nosotros te gustan los sitios especiales y un tanto misteriosos, querrás visitar el cementerio para perros más antiguo de Europa, y quizá, del mundo.

La brevedad de la vida de un animal de compañía en comparación con la de su dueño no disminuye el impacto emocional que estos animales tienen en nuestras vidas y es lógico que una vez que han pasado por nuestra vida, busquemos alguna manera de rendirles homenaje. El Cimetière des Chiens et Autres Animaux Domestiques, traducido como el Cementerio de Perros y Otros Animales Domésticos, en Asnières-sur-Seine, Francia, a las afueras de París, presume de ser el primer cementerio de mascotas de Europa, y aunque hay algunos más antiguos que este, es el primero del mundo en ser básicamente una versión más pequeña de nuestros propios cementerios.

Durante uno de mis viajes a París pasé una mañana explorando este cementerio de mascotas, fundado en 1899 por Georges Harmois y por la periodista feminista Marguerite Durand (el poni de Durand fue enterrado en la parte delantera del cementerio).

Cementerio para perros París

Es fácilmente accesible desde el centro de París mediante el metro. Después de cruzar el Sena, una decorada puerta de entrada Art Nouveau nos anuncia la llegada a un majestuoso cementerio para perros y otros animales domésticos, incluyendo miles de gatos, caballos, aves, conejos , tortugas, ratones, hamsters, peces, una gacela, un mono, un león, una oveja y otros animales.

Tras abonar una pequeña cuota de entrada, nos facilitan una lista junto con un mapa en el que indican la ubicación de las tumbas de perros famosos como la estrella de la televisión Rin Tin Tin y Moustache , un perro héroe del ejército napoleónico. Como amante de los animales que ha tenido un par de perros, uno de ellos murió con 14 años y conservo sus cenizas en casa, encontré el cementerio de los perros algo muy emocionante, en el que el epitafio más repetido es: «Je ne t’oublierai jamais», «No me olvidaré de ti».

A continuación se muestran algunas imágenes del cementerio de animales, donde cada tumba es un homenaje a los vínculos de las personas con sus animales, los cuales no se detienen ni después de la muerte.

Cementerio para perros más antiguo del mundo, París.

La entrada de estilo Art Nouveau del cementerio para perros más antiguo de Europa y quizá, del mundo.

Homenaje al San Bernardo que salvó a 40 personas en el cementerio de París.

Monumento en homenaje a Barry, un San Bernardo que salvó a 40 personas en los alpes suizos.

Homenaje a un perro en el cementerio de animales de París.

Una placa recordando a un perro llamado Dick por el soldado a quien acompañó en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial.

Lapidas en cementerio animales Paris

Curiosamente, los escalones parecían estar hechos con lápidas de mascotas.

Homenaje a mascota infantería francesa, cementerio perros París.

Monumento en recuerdo de Memere, mascota de la infantería ligera francesa.

Cementerio animales Parías

Tumba de Djinn, un zorro del desierto.

Cementerio para perros más antiguo del mundo, París.

Seguramente los juguetes favoritos de Arry.

Tumba oveja en cementerio de animales

Una lápida recuerda a una oveja enterrada aquí.

Tumba de perro en cementerio animales París.

Tumba de un perro llamado Drapeau, «Compañero de guerra».

tumba caballo de carreras, París, cementerio de animales.

Tumba de un caballo de carreras, fallecido durante el transcurso de la Gran Carrera de París, en 1920.

Tumba de Rin Tin Tin, París.

Tumba del perro Rin Tin Tin, el cual fue rescatado del campo de batalla durante la primera guerra mundial por un soldado estadounidense y posteriormente se convirtió en una estrella de Hollywood. Su dueño tuvo que vender su casa para poder enterrar a Rin Tin Tin en Francia, su lugar de origen.

Epitafio tumba perro cementerio animales París.

Escultura de la perra Emma en su lecho de muerte, con el epitafio: «Fiel compañero y único amigo en mi vida errante y desolada»

Monumento a un perro, cementerio de animales de París.

Monumento a un perro llamado Goliath.

Lapida de un pollo, cementerio de animales de París.

Lápida y epitafio dedicado a un pollo, “compañero leal e inseparable”

Lápida de un perro en el cementerio para perros de París.

Lápida de un perro llamado Kiki.

¿Dónde? París, Francia.
¿Lugar? Cimetière des Chiens et Autres Animaux Domestiques.
¿Dirección? 4, Pont de Clichy, Asnières-sur-Seine, Francia