Castillo de Cachite: de viaje a un lugar en el que murieron y torturaron a 600 jóvenes muchachas

El Castillo de Cachite, en Eslovaquia, ocurrió uno de los más brutales asesinatos en serie de la historia. Entre sus murallas torturaron y asesinaron a, al menos, 600 jóvenes muchachas. El castillo ahora está vacío y en ruinas.Un viaje a uno de los capítulos más oscuros de Europa.

En 1611 la princesa húngara Elizabeth Bathory fue acusada de torturar y matar a por lo menos 600 jóvenes mujeres dentro de los muros de este castillo. Con el tiempo, la historia comenzó a incluir acusaciones de ataques sexuales y se llegó a decir que la bella Elizabeth, a la vez que envejecía, estaba cada vez más obsesionada por la idea de la eterna juventud y que ésta se encontraba en la sangre de las vírgenes. Seguramente se mezcla mito y especulación, pero ocurrieron unos terribles hechos totalmente verificados independientes de las habladurías. Por ello se conoce a la condesa Elizabeth Bathory como una sangrienta vampiresa.

Esto es lo que sabemos: Elizabeth Bathory era real, y murió aquí. Formaba parte de la poderosa familia húngara Bathory y algo salió muy mal a principios de 1600. Se casó en 1575, mediante un matrimonio de conveniencia, a la edad de 14 años y recibió la propiedad del castillo de Cachtice, junto con un feudo circundante de 17 pueblos como un regalo de bodas de su marido. El castillo data de al menos 1276, tiempo en que era una fortaleza para la protección de la frontera. En los primeros años parecía ser una familia aristocrática normal, luchas en batallas lejanas, una buena vida gracias a las propiedades de la familia y, finalmente, dio a luz tres hijos. Aunque hubo algunas acusaciones a principios de 1600, las cosas no se pusieron realmente mal hasta después de la muerte de su marido en 1604, cuando se trasladó permanentemente al castillo.

Al parecer los brutales castigos de rutina infringidos a los siervos incluían la tortura y la muerte por infracciones menores. El gusto por la violencia condujo a Elizabeth a buscar en los pueblos de los alrededores y en el campo a chicas jóvenes que hacía llevar al castillo como sirvientas, lugar del que nunca salían ni se sabía más de ellas. Cuando la gente empezó a darse cuenta de que ocurrían cosas extrañas se negaron a dejar que sus hijas y hermanas fueran a trabajar al castillo, Elizabeth tuvo una una idea genial: en 1609 abrió una escuela para señoritas, entonces conocida como Gynaecaeum . Jóvenes mujeres de lejanas familias comenzaron a llegar para recibir instrucción en las artes femeninas por parte de la aristocrática viuda. Pero precisamente el involucrar a familias nobles fue su perdición, ya que cuando las jóvenes desaparecían, los enojados padres y hermanos, comenzaron a notar cosas extrañas en el castillo Cachtice.

En 1610, el castillo fue visitado por las autoridades locales y al parecer descubrieron a jóvenes torturadas y muertas en la propiedad. Sus detuvo a tres fieles colaboradores de Elizabeth y fueron encarcelados inmediatamente. Después de lo que ha sido descrito como un juicio, las dos colaboradoras fueron ejecutados en 1611,antes se les arrancó parte de la piel con pinzas y más tarde fueran lanzados vivos dentro de un pozo con fuego, lo que demuestra que las costumbres de la época no estaban tan lejos de los gustos de Elizabeth. Otro siervo fue decapitado y luego arrojado a un pozo.

Se especula con que las acusaciones de asesinato podrían haber sido amplificadas por razones políticas, ya que algunos oportunistas pretendían apoderarse de la propiedad y la riqueza del clan Bathory, aprovechando el que Elizabeth era una viuda solitaria. Los registros de la época indican que Elizabeth no fue acusada de ser la autora de los crímenes, tal vez por respeto a su condición y por la vergüenza que causaría a otros miembros de la nobleza que habían convivido con ella.

Elizabeth fue puesta bajo arresto domiciliario en una torre amurallada del castillo, mientras sus siervos eran juzgados. Ella permaneció aislada durante cuatro años, alimentada a través de una ranura de la pared, hasta que fue encontrado muerta en 1614. Fue sepultada inicialmente en el cementerio local, pero debido a la aversión de la gente del lugar, se trasladó a su casa familiar en Ecsed, Hungría.

Durante el juicio a sus siervos, quedaron registradas declaraciones como estas:

«Una niña de 12 años llamada Pola de alguna manera logró escapar del castillo. Pero Dorka, con la ayuda de Helena Jo, cogió a la niña asustada por sorpresa y la llevó por la fuerza de nuevo a Castillo Cachtice. Vestida sólo con una larga túnica blanca, la condesa Elizabeth saludó a la chica a su regreso. Avanzó hacia la niña de 12 años de edad, y la obligó a entrar en una especie de jaula. Esta jaula estaba construida como una enorme bola, demasiado estrecha para sentarse, demasiado baja para estar de pie. Una vez que la niña estaba dentro de la jaula fue repentinamente izada mediante una polea. La jaula tenía en su interior docenas de pinchos cortos. Pola intentó evitar rozarse con los pinchos, pero la jaula se movía mediante cuerdas de un lado a otro. Pola acabó despedazada.»

Un cómplice declaró que durante algunos días Elizabeth tuvo chicas en su dormitorio y que las torturaron tanto que se podía recoger la sangre por la tarde en cubos. Elizabeth mandaba a sus sus criados que trajeran cenizas con el fin de cubrir los charcos de sangre. Una joven que no pudo soportar las torturas y murió muy rápidamente fue escrita por la condesa en su diario con el comentario lacónico «Era demasiado pequeña…»

En un momento de su vida Elizabeth Bathory estaba tan enferma que no podía moverse de la cama y no tenía fuerza para torturar a sus criadas… Exigió que una de sus siervas fuera llevada ante ella. Dorothea Szentes, una campesina fuerte y corpulenta, arrastró una de las niñas al lado de su cama de Elizabeth. Elizabeth se levantó de su cama, y, como un perro de presa, la condesa abrió la boca y mordió a la niña primero en la mejilla. Luego se fue a hombros de la chica, de los que arrancó un pedazo de carne con los dientes. Después de eso, Elizabeth mordió los pechos de la chica.

En los siglos siguientes, su historia era alternativamente olvidada y sacada a la luz. La especulación la ha convertido en un tirana vampiresa lesbiana que buscaba la eterna juventud a través de la sangre de las vírgenes, pero la verdad parece ser bastante sangrienta y sin parafernalias sobrenaturales.

El castillo fue abandonado en 1708, y ahora está en ruinas. En nuestro viaje podemos caminar hasta las ruinas del castillo desde la ciudad de Cachtice, donde también se puede visitar un pequeño museo en la plaza principal y la iglesia donde el cuerpo de Elizabeth Bathory fue enterrado originalmente.

DIRECCIÓN: Čachtice, 91621, Eslovaquia